LOADING

Type to search

¡LAS DIETAS BAJAS EN GRASAS DISMINUYEN EL APETITO SEXUAL!

Avatar
Share

¿Sabías que si eliminas por completo las grasas de tu dieta tu apetito sexual disminuiría considerablemente? ¡Sí!, y aunque no lo creas, y es por eso que las tan difundidas dietas llamadas “antichicharroneras” (es decir, sin grasas) no funcionan a la perfección, puede que te hagan bajar de peso, pero tu pareja sufrirá las consecuencias.

“Las dietas bajas en grasas hacen que disminuyan el apetito sexual, ya que las grasas son las responsables de producir las hormonas; testosterona para el hombre, progesterona y estrógenos para la mujer”, explica la nutrióloga Patricia Rivera, autora de la Dieta de los Asteriscos. “Y lo peor: si esta disminución de grasas es extrema, es decir, si la persona dura un tiempo prolongado sin consumirlas, puede llegar hasta a presentar menopausia prematura, en el caso de las mujeres, resequedad de la piel y hasta esterilidad”. Además, explica la nutrióloga, las grasas proveen al cuerpo de otras vitaminas importantes como son la A, que contribuye al crecimiento y actúa como antioxidante para mantenerse joven y con energía, además de ser una de las principales productoras de hormonas, y la E que ayuda a evitar riesgos de arterioesclerosis y te ayuda a que la circulación de la sangre fluya mejor, lo cual mejora tu vida sexual porque llevas el oxígeno hacia todas las partes de tu cuerpo.

Otras vitaminas que proporcionan las grasas son la D, que contribuyen a fijar el calcio en los huesos la K, que ayuda en la coagulación de la sangre. Unido a esto, el ejercicio es también un estimulante de la actividad sexual, pues si se suspende, el cuerpo deja de sentir deseo por la relación sexual.

El ejercicio, además, te ayuda a liberarte del estrés emocional, a veces comemos de más porque nos sentimos aburridos o irritables, el ejercicio te hace relajarte. Los expertos opinan que el ejercicio promueve una multitud de cambios fisiológicos, que pueden ocasionar un renacimiento sexual en quienes lo practican.  La actividad física mejora la circulación y aumenta la concentración de colesterol, lo que ayuda a que las arterias se destapen y mejore el flujo de la sangre en todo el organismo, incluidos la región pélvica y los órganos sexuales.

En los hombres sedentarios, señala Rivera citando al fisiólogo del ejercicio James White, la deficiencia del suministro de sangre disminuye la capacidad de erección del miembro masculino. Casualmente, las grasas y el ejercicio, ambos benefactores del apetito sexual, van de la mano, pues si no se consumes al menos una pequeña cantidad de grasa al día, la persona se siente cansada, fatigada, tampoco tiene energía para hacer ejercicio, lo cual viene a complicar el cuadro.

“Si se lleva al extremo la ausencia de grasas en la dieta, puedes llegar a dejar de menstruar y hasta dejar de ser fértil”, asegura concluyente la nutrióloga. Así que, claro, sin exagerar, si eres de las que evita las grasas al máximo trata de incluir al menos un alimento que la contenga por comida, por ejemplo, el aceite de oliva, la mantequilla, las nueces, las almendras, la mayonesa, la crema o las semillas de girasol son ingredientes con grasa con los que puedes complementar tus comidas y que no son dañinos para tu cuerpo, sin embargo, te dan la cantidad de grasas que necesitas para mantener un equilibrio nutricional.

En el mundo de hoy, la figura delgada y a veces hasta flaca es lo que dicta la moda y tratando de “estar a la moda”, muchas personas, sobre todo mujeres, hacen dietas de todos tipos y sabores, lo cual en general es bueno, pero recuerda que si bien las dietas bajas en grasas disminuyen muchas cosas, dentro de esas cosas se encuentra el apetito sexual y no se reduce poco, sino considerable, muy considerablemente!!

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux